La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

  

PREGUNTAS FRECUENTES


¿Cómo elegir un psicólogo?

Para garantizarse un servicio profesional de calidad debe cerciorarse de que (a) el psicólogo esté realmente colegiado en el Colegio Oficial de Psicólogos (de Madrid) -cumpliendo los requisitos para el ejercicio profesional, b) que el psicólogo pueda efectuar terapia clínica para lo cual tiene que estar necesariamente en posición del titulo de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica -cumpliendo los requisitos de formación académica, y c) que la consulta de psicología esté debidamente autorizada por la Comunidad de Madrid, Consejería de Sanidad -reuniendo las condiciones técnicas de instalación necesarias y ajustándose a la normativa legal.

¿En qué consiste la terapia?

La terapia es un proceso clínico en donde se evalúa la problemática del paciente estudiándose tanto sus causas -ambientales, psicológicas- como sus efectos -síntomas- de cara a elaborar un proyecto terapéutico -a modo de guía- mediante el cual el interesado pueda ir desarrollando pensamientos y conductas que le lleven a una mejor adaptación al entorno y un mayor equilibrio personal. En la terapia naturalmente se habla sobre el problema, pero no sólo -según el tipo de intervención de que se trate también: se fijan objetivos clínicos, se efectúan entrenamientos, se hacen ejercicios, se imparten instrucciones, se presentan modelos de conducta, se producen procesos de descondicionamiento…

¿Cómo sabe el psicólogo lo que me pasa?

Los problemas psicológicos al igual que las enfermedades físicas están perfectamente tipificados. Por eso, el psicólogo a partir de la información facilitada por el paciente genera una serie de hipótesis y realiza una evaluación psicológica para comprobarlas. Luego, a raíz de los resultados de la evaluación previa efectúa un psicodiagnóstico que sirve como base para recomendar y aplicar la terapia que mejor se ajuste al problema y perfil de interesado. De ahí que sea tan importante la especialización clínica del psicólogo.

¿Cómo puedo ayudar a la terapia?

El paciente forma equipo con el psicólogo clínico y tiene que colaborar con él, efectuando los autorregistros y las tareas de autoayuda que normalmente se establecen, teniendo continuidad en el proceso de tratamiento -dado que algunos problemas son complejos y no admiten soluciones rápidas-, adoptando una actitud activa y participativa en la terapia… 

¿Con qué frecuencia hay que ir al psicólogo? ¿Cuánto dura la terapia?

Normalmente, las sesiones son semanales -a veces, según el caso, se pueden intensificar al principio-, y luego se van espaciando a sesiones quincenales o incluso mensuales. Todo depende del tipo de problema y de la evolución de la terapia.

Una terapia individual de corta duración puede durar desde unas pocas sesiones hasta algunos meses. La terapia de pareja no suele prolongarse nunca más allá de 10 ó 20 sesiones. Existen, no obstante, considerables diferencias individuales en los problemas que deben tenerse en cuenta.